Experiencia Vital

Hola, Soy Beatriz

Apasionada por la vida y por aportar mi granito de arena a este mundo.

Deseo ayudar y acompañar a las personas a vivir mejor y ser más felices.

Considero que soy una persona honesta, sincera, dedicada a mi familia, entorno de amistad,  estudiar y  trabajar.  

Mi vida mejoró cuando me di cuenta de que sólo podía cambiar mi percepción de las situaciones, nada ni a nadie más. Tomé la RESPONSABILIDAD DE MI DÍA A DÍA.

He tenido una serie de experiencias que han marcado mi proceso interior y  evolución profesional.

Trabajando con pacientes y clientes desde 1992.

Sigo adelante, entendiendo un concepto de Energía infinita, me vale llamarlo D´ios,  para ayudar y acompañar a las personas a mejorar su vida y ser felices, internamente, una Felicidad  desde el equilibrio y sanación interior.

Paso Consulta y doy cursos de formación para transmitir mis aprendizajes y experiencia para ayudar a otras personas.

SI CAMBIAS TU PERCEPCIÓN, CAMBIA TU REALIDAD.

Mi  proceso interior y  evolución profesional han estado marcados por varios hechos importantes. 

Una vida llena de momentos maravillosos, de amistad, cariño, familia, trabajo, estudios, viajes…un camino de luces y sombras que me ha enseñado a superarme, a encontrar herramientas para los momentos difíciles, y disfrutar también los momentos preciosos que he vivido y vivo cada día.

Los primeros años:

1969.- Nací en Madrid, el 6 de Noviembre de 1969, soy la quinta de 6 hermanos. Educada en el catolicismo, en el seno de una familia tradicional de esa época.

Tengo una vida preciosa, rodeada de mis seres queridos. Vamos al campo, tenemos un perro, y nuestra vida es familiar, llena de anécdotas divertidas, de Amor y de trastadas de una familia numerosa .

Mi hermana Pili es siempre mi referente, nos llevamos 6 años, y cuida de mí. Es muy divertida, inventa juegos, historias, la llamaban “Antoñita la fantástica”.

Fue especial en todo, a lo largo de mi vida. Y, aún ahora sigue siendo un Referente de Amor, de diversión, simpatía y alegría…mi Ángel de la Guarda!.

La llamada:

Justo al cumplir los 18 años, fui en Peregrinación a Lourdes con mi madre. Iba para ayudar en el grupo de “madres con niños” que tenían procesos de parálisis cerebral y otras enfermedades graves.

  Ahí sentí un antes y un después en mi vida, que me lleva a plantearme el deseo ayudar a los demás,  a las personas que sufren, y decido estudiar Enfermería en Salus Infirmorum de Madrid.

1989 Inicio mis estudios de Enfermería  y termino en 1992.

1992 Trabajo como Enfermera de Cuidados Paliativos a pacientes oncológicos terminales. Empecé mi labor profesional con 22 años. 

Me formé en la Unidad de Cuidados paliativos del Gregorio Marañón en Madrid, y en el Princess Alice Hospice de Esher, Reino Unido.

Posteriormente, trabajé como Enfermera de familia en el Centro de Salud de Perales del Río hasta el año 2000. Ejercía labores asistenciales, organizativas y docentes, como Responsable de Enfermería del Centro. Participando en numerosas actividades de Formación a profesionales y pacientes. 

Fue una época muy prolífera en cuanto a Congresos, publicaciones, aprendí muchísimo y enseñaba siempre que me lo pedían. 

Participé en la elaboración de varios programas de Atención de enfermería, como Asesora de Salud, junto con la Dirección médica y de Enfermería.

El inicio de la caída de mis cimientos:

1994 Diagnostican a mi hermana Pili con 30 años, de cáncer de mama muy agresivo.

Era otra época, aún los tratamientos no era tan eficaces como ahora, y sufrió tanto, física, mental, emocional y espiritualmente, que las palabras se quedan vacías. Siendo Enfermera, viví con  impotencia su proceso.

1998 Nace mi primera hija, Marta. La situación era difícil, tanto en casa de mis padres por la enfermedad de mi hermana, como en mi propia casa, por problemas de convivencia con mi pareja.

Las cosas se complican:

El 3 de mayo de 1999, recibí una llamada en mi trabajo, mi padre había tenido un accidente de coche en Toledo, nos comunicaron que mi padre había fallecido a consecuencia de un politraumatismo.

 Se rompió nuestro corazón, nuestro Alma, perdimos a una de las personas más queridas de nuestra vida. 

Toda la familia quedamos sumidos en un proceso de dolor y duelo que se cronificó.

Mi bloqueo como Enfermera asistencial:

1999 Tres meses después de morir mi padre, mi hija Marta tuvo un episodio de convulsiones. He de decir que aquella fue una de las peores experiencias de mi vida, creí que se moría, es una situación muy difícil.

Al reincorporarme a mi trabajo después de unos días de descanso tras la muerte de mi padre, tuvimos que atender un accidente de tráfico, íbamos 2 médicos y yo.  Al ver la situación quedé paralizada, entré en shock y no tuve sangre fría para atender al accidentado, que gracias a los 2 médicos que iban pudieron salir de la situación y los llevaron al hospital y todo fue bien, menos yo. 

Ahí tuve mi primera crisis de ansiedad. 

El vaso comienza a desbordarse:

Mi hermana vivió un calvario de dolor, desarrolló intolerancia a la morfina y a los tratamientos, por lo que no podían ayudarla.

Y yo, como enfermera de cuidados paliativos tenía todo a mi alcance para ayudarla, pero sólo podía estar a su lado, ya que no toleraba los tratamientos. 

2001 Fallece de mi hermana con 37 años. Dolía tanto… a veces siento que ese dolor mantenía en cierto modo su recuerdo vivo. 

Tuve muchos años la sensación de que si lo superaba sería como perderla del todo, ese miedo a soltar, esa dificultad tan brutal para “Dejarla IR”.

Inicio del cambio, empiezo a dar la vuelta a mi vida:

Decido cambiar profesionalmente y dedicarme más a la parte de educación.

Así comenzó una segunda etapa profesional: Dirección y Gestión de Centros de Educación Infantil, en el año 2000.

 2002 Nace mi segunda hija, María, una Bendición del cielo, que me reconcilió con la Vida.Además, al cumplir 5 años, Marta dejó de convulsionar, y, nunca más. 

Estuve 5 años dirigiendo «la Casa del Niño», de la Universidad de  Salus Infirmorum.  Al vivir las experiencias descritas intento refugiarme en mis Creencias, pero, la muerte de mi hermana me sumió en una profunda Crisis de Fe, reniego de la Religión y de cualquier creencia espiritual. Al ser un Centro Católico, me siento incoherente, decidí dejarlo en 2005 y montar mi propia Escuela.

Apasionada con la Educación, empiezo a darme cuenta de que quiero enseñar a mis hijas “de otra forma”, pero realmente no sé muy bien cómo, hasta que leo un libro llamado Inteligencia emocional Infantil y Juvenil, de Linda Lantieri, estudio Técnico Superior en Educación Infantil.

 2006 Después de 18 años, nos divorciamos mi marido y yo. La situación vital no ayudó mucho, y el divorcio fue un duro golpe para los dos, para nuestras hijas y las familias.  

NOTA: Tengo permiso específico de mis hijas, ambas mayores de edad, para relatar lo que sigue a continuación, según sus palabras: “mamá, si puede ayudar a cualquier persona que esté pasando por ello, es importante compartirlo”.

Divorcio, familia “desestructurada”. Empiezan las Etiquetas:

Desde que nos divorciamos, mi hija mayor sufre muchísimo.

Presenta síntomas compatibles con “bipolaridad”, no diagnosticada aún en esa fecha. Empezamos toda una procesión de Psiquiatras y psicólogos desde los 8 años, que no resuelven la situación.

Resurgimiento, estudio y coraje:

Al ver que mi hija no mejora, sino que, va cada vez peor, empiezo a estudiar todo lo que encuentro para ayudarla.

2006 leo un libro llamado “Usted puede Sanar su vida”, de Louise Hay que hace que me plantee que quizás tengo que cambiar el foco, hasta ahora puesto en ayudar a mi hija y en que ella cambie, y me doy cuenta de que sólo puedo cambiar yo.

Estoy segura de  que lo que ella está padeciendo tiene origen en lo vivido  en su niñez, en mis problemas emocionales por las situaciones vividas.  Por mis sufrimientos no gestionados.

Empiezo a descubrir el origen emocional de enfermedades y conflictos.

  • Estudio Clínica de los Trastornos Psicosomáticos, trastornos de conducta en adolescentes, Bipolaridad y enfermedades mentales…
  • Devoro libros de autoayuda, hago meditación, Hoponopono,  cualquier “Terapia complementaria” que llega a mis manos, me abrazo a los árboles, conecto y reconecto, ¡no sé muy bien con qué!

Me voy dando cuenta de que mis creencias están rancias, soy rígida, controladora, porque eso me da “algo de seguridad”.

Tengo el foco puesto fuera, me siento “víctima” de la vida y de mis circunstancias, “pobre de mí”, un montón de argumentos válidos en ese momento. Me rindo. No puedo con más…

2011 Me diagnostican fibromialgia.

Esoterismo, espiritualidad, religiones, la nada, el todo:

En Septiembre de 2011 conozco a Adel, un chico que tiene una tienda Esotérica. 

Hablamos cada tarde, viene a acompañarme a sacar a mi perrita Luna, y nos vamos conociendo. 

Empezamos una relación de amistad y nos vamos emocionando, hablando de lo humano y lo divino, y por primera vez siento que ambos hablamos “el mismo idioma”. 

No me juzga cuando le cuento mi dificultad con mis Creencias religiosas, y además puedo contarle experiencias que he sentido, intuiciones, sensaciones

Me habla de la cultura africana, de las religiones animistas, del sincretismo Cubano, de los Orishas… se abre ante mí todo un mundo de curiosidad y me pongo a estudiar la historia de las religiones, temas de Hinduismo, budismo, los indios Q´ero…

Compartimos muchas tardes de conversaciones. 

En Diciembre de 2011 decidimos “Formar una Familia”, que era lo que ambos deseábamos.  Una  familia atípica, especial y maravillosamente diversa y diferente!!

Búsqueda personal: 

2011 a 2020 realizo una búsqueda personal basada en el estudio Humanístico de tantas disciplinas como puedo asimilar y poner en práctica, tanto personalmente como en mi Consulta

Estudio Naturopatía y producción agrícola con Jairo Restrepo.

  • Reiki, que me apasiona, porque de pronto me doy cuenta del “Efecto de la Energía”, me formo en Kinesiología como Facilitadora Psych-K®, todo esto, teniendo en cuenta mi escepticismo en  todo lo energético-espiritual.
  • Empiezo dar sesiones de Reiki, y tengo unas experiencias increíbles. Mi expresión es “no creo en ello, sólo lo experimento y es impresionante”.
  • 2012 Escucho un vídeo de  Enric Corbera. Da charlas sobre un libro llamado “Un curso de milagros”, que de entrada me engancha según va hablando en un lenguaje que mezcla los conceptos del catolicismo con ideas completamente diferentes a lo que yo conozco. 

En uno de sus vídeos  termina  diciendo. “y si lo que ves en mí es prepotencia, es tu propia prepotencia lo que reflejo”. 

Me quedé petrificada, apagué el ordenador y me apunté a su Formación, en esa época se llamaba Biodescodificación.

  • Empiezo a hacer mi trabajo personal en los cursos de Enric Corbera, durante 2 años y el máster en PNL.
  • Voy aplicando cada concepto que integro y ofreciéndolo a mis clientes y pacientes.
  • Voy dándome cuenta de dónde venían mis conflictos, de mis emociones reprimidas, del miedo, del dolor, de la tristeza y el sufrimiento pasados y congelados en mi interior.

Entonces tuve la suerte de romperme en mil pedazos.

Desaprender, para volver a aprender.  Identificar mis emociones, expresarlas desde el equilibrio, aprender a gestionarlas y canalizarlas…

Recogiendo mi diploma después de 2 años de formación en Bioneuroemoción

Y llega la mayoría de edad:

2015 al cumplir 18 años, mi hija vive una experiencia de malos tratos por una pareja.

2016 mi  hija pequeña,  tiene una relación «normal» con un chico, pero las cosas no funcionan y decide dejarlo. Él sufre una obsesión y empieza a acosarla tanto físicamente como en las redes. María lo vivió con miedo y angustia.

Ahí ponemos  todas nuestras herramientas a su disposición, y las dos  son capaces de salir adelante, poner límites desde la coherencia y  la firmeza.

Una nueva prueba:

2017, 31 de Julio…noto un bulto en mi pecho. Cáncer de mama muy agresivo. 

Cirugía, quimio y radioterapia. Un duro  recuerdo, miedo a que se repita en mí la historia de mi hermana.

Lo vivo desde el principio con agradecimiento de poder recibir tratamiento, de que me pudieron operar.

Me rindo al control

Bendigo cada sesión se quimio, colaboro con mi alimentación, ejercicio moderado, baños de sal y tratamiento de Naturopatía con el Dr. Albert Martí Bosch, realizo sesiones de Bioneuroemoción. 

Hago sesiones de PNL para cambiar mi percepción y darme recursos emocionales en esa situación.

“Me lo miro” desde todos los aspectos que creo que son importantes. Físico, emocional, mental, social y espiritual.

Finalmente, tras el miedo brutal a la muerte inicial, gracias a los procesos realizados, al apoyo maravilloso de mi marido, mis hijas, mi familia y amig@s, siento un estado de paz Interior, suelto la necesidad de  control y  acepto lo que tenga que ser.

2018 todas las pruebas médicas dan que estoy en proceso de sanación. Sigo por 10 años con mi tratamiento vía oral y revisiones periódicas que cumplo a rajatabla.

 2019, 14 de Mayo mi madre enferma por un efecto tóxico de un medicamento a nivel hepático. 

Fallece el 18 de Junio. Hice TODO lo que estuvo en mi Ser por y para ella, desde la parte física, mental, emocional, espiritual. 

Todo.

Siento Paz y agradecimiento por haber podido estar a su lado hasta su último suspiro y aún más hasta su enterramiento y lo que yo llamo liberación de su Alma.

Trabajo y disfruto cada día de mis hijas y los hijos de mi marido. Tanto él como yo y mis dos amigas del Alma, Amanda y Arantza, compartimos descubrimientos de libros, vídeos, sensaciones, aprendizajes.

Para mí la clave es ESTAR DISPONIBLE.

Hoy en día son unas mujeres, estables emocionalmente, con recursos adquiridos por ellas mismas y por nuestras conversaciones diarias maravillosas.

SI CAMBIAS TU PERCEPCIÓN, CAMBIA TU REALIDAD.

Beatriz Menéndez Cordero. 2020